Ordenación del uso de la tierra para la protección del agua potable: un enfoque integrado de las cuencas hidrográficas en un entorno cambiante

  • Fecha: 01/01/2020 – 31/12/2022
  • Responsable de Proyecto en NEIKER: Nahia Gartzia
  • Presupuesto total: 101.000 euros
  • Departamento: Ciencias forestales
  • Partners: NEIKER

«El aumento de la demanda de alimentos, agua, materiales y energía mediante prácticas adaptadas al futuro incierto y que mitiguen el cambio climático, reviertan la degradación ambiental (incluida la pérdida de biodiversidad) y promuevan el uso eficiente de los nutrientes y la protección del suelo, son desafíos interconectados a los que nos enfrentamos como sociedad. Así, los bosques desempeñan un papel central proporcionando materia prima para la bioeconomía y agua potable.

Los bosques proporcionan agua de alta calidad al minimizar la erosión del suelo, reduciendo los sedimentos en los ríos y filtrando otros contaminantes. Sin embargo, el aseguramiento de la disponibilidad de agua de calidad es motivo de creciente preocupación en los países industrializados. Las altas concentraciones de ciertos subproductos de desinfección, como los trihalometanos (THM) y de fitotoxinas de tipo iludano, como el ptaquilósido (PTA) en el agua potable representan una amenaza para la salud humana ya que tanto ambos son cancerígenos. Los THM se forman con la utilización del cloro en la desinfección del agua potable pues reacciona con el carbono orgánico disuelto (DOC). El DOC del agua bruta está relacionado con las prácticas de gestión, la cubierta vegetal, la topografía, el clima y el tipo de suelo.

En suelos orgánicos de lugares de altas precipitaciones y bajo bosques de coníferas, con suave pendiente, las concentraciones de DOC en el agua aumentan. De igual manera, en áreas ocupadas por Pteridium aquilinum, el lavado de sus frondes hace que el PTA entre en el medio ambiente (suelo y agua).

Por otro lado, las concentraciones de DOC disminuyen con el aumento de la profundidad del suelo mineral ya que el agua tiene mayor tiempo de residencia.

Además, las concentraciones de DOC disminuyen en suelos, con altos contenidos de arcilla o de óxi/hidróxidos de hierro y aluminio. El cambio climático prevé aumento de temperaturas y acumulación de precipitaciones lo que tendrá como resultado un descenso de los caudales medios en ciertas épocas así como concentraciones de DOC mayores. Esto pondrá en riesgo el cumplimiento de estándares de calidad de agua así como el aprovisionamiento de agua suficiente.»