Noticias

NEIKER avanza con nuevas alternativas para combatir la enfermedad de las bandas del pino 

  • El Plan Piloto Experimental 2019-2021 busca soluciones innovadoras y sostenibles para combatir las bandas y mejorar la competitividad del sector forestal de Euskadi
  • En la segunda fase se evaluarán fertilizantes naturales que ayudan a fortalecer la resistencia natural de los pinos por su contenido en nutrientes y bioestimulantes

NEIKER continúa investigando sobre diversas alternativas para combatir la banda marrón y la banda roja del pino, dentro del Plan Piloto Experimental 2019-2021 que comenzó el año pasado para buscar soluciones innovadoras y sostenibles para erradicar la enfermedad y con el objetivo final de fortalecer el sector forestal, promoviendo mejoras en productividad, transformación y conservación y potenciando las posibilidades como recurso energético, objetivo definido por el Departamento de Desarrollo Económico, Sostenibilidad y Medio Ambiente.

Este plan piloto forma parte de la Estrategia vasca para la recuperación de bosques de coníferas diseñada por el Gobierno Vasco y las Diputaciones Forales de Araba, Bizkaia y Gipuzkoa. Además de haber ideado el plan, NEIKER coordina y ejecuta sus actuaciones en colaboración con las Instituciones forales y otros agentes como la UPV/EHU, HAZI, BaskEgur, URA, el Instituto Nacional de Investigación y Tecnología Agraria y Alimentaria (INIA) y el Instituto Catalán de Investigación del Agua (ICRA). El del Plan Piloto Experimental 2019-2021 se centra en la selección de genotipos o arboles resistentes a las bandas, el estudio para la posible introducción de especies de interés comercial y resistentes en las condiciones locales, la evaluación de sustancias eficaces para combatir las bandas marrón y roja y los ensayos terrestres y aéreos para testar las sustancias que in vitro, en invernadero y en otros ensayos han mostrado su eficacia.

RESULTADOS DE LA PRIMERA FASE DEL PLAN PILOTO

Los principales resultados y avances de la primera fase han sido los siguientes:

Selección de genotipos o árboles resistentes a las bandas: se han multiplicado mediante técnicas avanzadas de cultivo in vitro piñas inmaduras de pinos que mostraban resistencia en el monte frente a la enfermedad.

Introducción de otras especies resistentes: se han realizado mapas de Euskadi con características del suelo y del clima, tanto presentes como futuros, basados en las previsiones de cambio climático. Gracias a estos mapas se conocerá si una zona es adecuada para diferentes especies forestales que permitirían diversificar las masas locales haciéndolas más resilientes y resistentes a las patologías más habituales en Euskadi.

Evaluación de sustancias activas: se han testado más de 70 materias activas y productos fitosanitarios in vitro en laboratorio y en invernadero para determinar su eficacia y posteriormente evaluar los más efectivos en campo. Las que ofrecieron mejores resultados pasaron a la siguiente fase.

Ensayos en campo, vía terrestre: se han efectuado pruebas vía terrestre en los 3 Territorios Históricos con los productos que mostraron mejor funcionamiento in vitro o que habían mostrado eficacia en otros ensayos o especies. Hasta el momento 5 de ellos derivados de Saccharomyces cerevisiae, Equisetum arvense, quitosano clorhidrato, lecitina de soja, bicarbonato de potasio han demostrado distinto grado de control y son candidatos a ensayo en las próximas dos campañas.

Ensayos en monte, vía aérea: se aplicaron óxido cuproso y bioestimulantes en Bizkaia, y Araba con drones y helicóptero, y se ha comprobado que el tratamiento es adecuado y efectivo, que la deriva (desplazamiento de un producto fuera del blanco determinado debido al aire) es baja tanto con drones como con helicópteros y que no hay evidencia de alteraciones en el medio ambiente.

 

SEGUNDA FASE DEL PLAN PILOTO EXPERIMENTAL

En la segunda fase continuarán los ejes de trabajo iniciados durante el ejercicio anterior con algunas novedades:

Selección de genotipos: tras multiplicar piñas inmaduras de pinos resistentes a la enfermedad, en esta segunda fase NEIKER trabaja para obtener pinos resistentes. A partir de 9 árboles diferentes se han obtenido más de 20 genotipos en los que se está evaluando su resistencia a la enfermedad. Si muestran una resistencia o tolerancia clara, serán introducidos en el programa de mejora genética forestal en los próximos años.

Estudio de otras especies de interés comercial: se siguen estudiando las características del suelo para realizar mapas con los que desarrollar una herramienta que ayudará a decidir qué especies son las más adecuadas en localizaciones concretas y en un clima cambiante. Además, se están evaluando otras especies de pino (alternativas a laricio y radiata) y se ha comprobado que el hongo también es capaz de multiplicarse en algunas de ellas.

Ensayos de campo terrestres: se desarrollan en condiciones controladas de monte donde, al igual que el año pasado y en las mismas parcelas, se siguen evaluando las 5 sustancias activas más prometedoras (son derivados de Saccharomyces cerevisiae, Equisetum arvense, quitosano clorhidrato, lecitina de soja, bicarbonato de potasio).

Ensayos en monte, vía aérea: se estudiará el efecto de fertilizantes y bioestimulantes solubles, que serán aplicados de forma aérea sobre parcelas que no fueron tratadas en 2019. Estos productos se componen de macro y micronutrientes mezclados con derivados de algas y otras sustancias naturales que, adaptados a las condiciones de las acículas del pino, ayudarían a fortalecer la resistencia natural de las masas de pino radiata y pino laricio. No son fitosanitarios, sino sustancias naturales con nutrientes y bioestimulantes que activan la defensa de los árboles.

En función de las condiciones meteorológicas, en octubre se realizará una aplicación aérea mediante helicóptero. Estos fertilizantes están siendo evaluados por NEIKER como alternativa al uso de fitosanitarios. Los fertilizantes elegidos cuentan con la certificación europea CAAE sobre la adecuación de los mismos como fertilizantes utilizables en producción ecológica según el Reglamento (CE) 834/2007.

Para este ensayo aéreo las Diputaciones Forales de Araba, Bizkaia y Gipuzkoa han elegido y gestionado las autorizaciones necesarias para realizar el tratamiento en parcelas que suman cerca de 600 hectáreas: 280 en Bizkaia, 260 en Gipuzkoa y 60 en Araba. La ampliación del ensayo a 600 hectáreas se debe a que esta extensión permitirá recoger la amplia diversidad del pino en Euskadi (edad, nivel de afección, etc.) y proporcionará más datos para su escalado en caso de mostrarse efectiva. Como es habitual cuando se aplican tratamientos aéreos, se tomarán las máximas medidas de precaución: las parcelas estarán alejadas al menos 100 metros de áreas habitables y de interés medioambiental y de aguas de cualquier tipo y destino.

 

CRITERIOS DE MÁXIMA SEGURIDAD Y DE RESPETO AL ENTORNO

El Plan Piloto 2019-2021 ha sido diseñado siguiendo criterios de máxima seguridad y de respeto al entorno, tanto a las personas como al medio ambiente, y se completa con un ambicioso plan de monitorización y de controles de evaluación.

Cuenta con el aval de expertos nacionales e internacionales como la UPV/EHU, HAZI, la Agencia Vasca del Agua (URA), el Instituto Nacional de Investigación y Tecnología Agraria y Alimentaria (INIA) del Ministerio de Ciencia, Innovación y Universidades, el Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación, el Instituto Catalán de Investigación del Agua (ICRA), y los Departamentos de Desarrollo Económico, Sostenibilidad y medio Ambiente y de Planificación Territorial y Vivienda del Gobierno Vasco y el centro de investigación forestal neozelandés Scion Research.

Además, ha sido consensuado con las Diputaciones Forales de Araba, Bizkaia y Gipuzkoa, que participan en la elección de las parcelas en las que se aplican los tratamientos terrestre y aéreo de acuerdo a los condicionantes exigidos por la ley.