Actualidad

Entregamos 30.000 kilos de patatas al Banco de Alimentos de Araba

  • A través de esta iniciativa, ayudamos a que se puedan alimentar a más de 1.000 familias del territorio vasco con los excedentes generados en nuestras actividades de investigación

Dentro de nuestro compromiso con la responsabilidad social corporativa, colaboramos desde el año 2015 con la Federación de Euskadi de Banco de Alimentos (FEBA) donando a la entidad los excedentes generados en nuestras actividades de investigación. Este año, en el marco de este convenio de colaboración, hemos entregado 30.000 kilos de patatas al Banco de Alimentos de Araba.

La entrega, que servirá para alimentar a 4.500 personas integradas en 1.200 familias del territorio alavés, tuvo lugar el pasado 17 de noviembre y contó con la presencia de Joaquín Salazar, director de Recursos Generales de NEIKER, y Daniel Fernández, presidente del Banco de Alimentos de Araba.

“Este acuerdo que mantenemos desde el año 2015, y en el que sumamos ya más de 100.000 patatas donadas, es una muestra de nuestro compromiso social con el entorno en el que desarrollamos nuestras actividades científicas”, ha subrayado Salazar.

Excedentes de ensayos

En concreto, en la donación realizada por el centro especializado en el sector primario, las principales variedades de patatas presentes han sido Kennebec, Monalisa, Jaerla, Agria, Baraka, Red Pointiac, Desire y Yona. Todas ellas recogidas como productos excedentes de sus labores de investigación en Arkaute (Araba).

“Nuestras actividades generan anualmente una cantidad importante de excedentes agrícolas. En el caso de las patatas, la mayoría procede de las pruebas realizadas en los campos de ensayos de ‘pre control’ y de ‘post control’”, añade el experto de NEIKER.

En los campos de ‘pre control’ NEIKER cultiva las conocidas como ‘patatas madre’, muestras que han sido importadas y que se van a utilizar para obtener las semillas que se plantarán en Euskadi por primera vez. En estos ensayos se les hace un seguimiento previo antes de su introducción en el mercado local para asegurar la buena salud de las semillas.

Por otro lado, en los campos de ‘post control’ se efectúa el seguimiento posterior de todas las patatas de siembra de una campaña, para verificar que cumplen los requisitos establecidos por la normativa. Para ello se toma una muestra de los lotes que se utilizan en Euskadi y se siembran. “Así, si algún agricultor tiene problemas en su finca con las semillas -no nacen correctamente o tienen problemas de virosis- y el mismo problema se reproduce en el campo de ‘post control’, se puede saber si las semillas estaban en mal estado o si el problema es exclusivo de su finca”, precisa el Director de Recursos Generales de NEIKER.

El Servicio de Semillas y Plantas de Vivero del Gobierno Vasco, organismo encargado de realizar los controles oficiales y de certificación de la producción de patata de siembra cultivada en Álava, realiza, en colaboración con NEIKER, las tareas de cultivo y de recolección en los campos de ‘post control’.

 

 

Related posts